Archivo de la etiqueta: android

El sistema operativo móvil ideal

Hace unos día estuve en Nueva York en el evento The 99%. Allí conocí a Eric Lin, Online Communications Manager de HTC (la empresa taiwanesa que fabrica, entre muchos otros dispositivos, el Nexus One de Google). Eric me estuvo enseñando su último teléfono, el Droid Incredible (pongo las fotos de la maqueta porque se ven mejor):

El dispositivo está realmente bien. Seguramente sea un teléfono mejor que el iPhone y, entre otras cosas, tiene una cámara con flash que da mil vueltas a la que monta Apple. La única pena es que el sistema operativo no sea el iPhone OS: a pesar de lo molesto que es a veces vivir en un mundo controlado por Apple, la experiencia de uso sigue siendo la mejor.

Mi conclusión: el sistema operativo móvil ideal es el que resultaría si Android plagiara “sin piedad” el interfaz del iPhone OS:

Si Android plagiara el iPhone OS

La innovación en cadena

Solemos imaginar la innovación como una gran idea que parece surgir de la nada, de la mente genial de alguien que ve el mundo de forma distinta a los demás. Pero, en mayor o menor medida, la innovación se basa en utilizar de forma distinta una serie de piezas que ya estaban ahí. Con esto no pretendo quitar ningún mérito al innovador, sino todo lo contrario: es muy difícil imaginar nuevas combinaciones de piezas porque nuestros cerebros son vagos (o eficientes, según como se mire) y se acostumbran a los usos habituales de todo lo que conocemos.

Existen ejemplos de  innovación aislados que parecen no tener repercusión más allá del problema que resuelven. Sin embargo, hay innovaciones que tienen un impacto espectacular porque crean nuevas piezas sobre las que muchos otros pueden a su vez innovar: es lo que podríamos llamar “la innovación en cadena”.

En el mundo de las tecnologías de la información, la forma más frecuente de ese segundo tipo de innovación es la plataforma: un avance tecnológico que pone a disposición de los programadores nuevas piezas que les permiten hacer realidad sus ideas de forma más fácil. Las buenas plataformas bajan tremendamente las barreras de entrada para la innovación, especialmente si el coste de acceso para el desarrollador es bajo y todo lo necesario para ponerse a trabajar está disponible a través de Internet: es el caso de las aplicaciones para iPhone/iPad y Android, que se están convirtiendo en verdaderos focos de la innovación.

Como más vale un video que mil palabras, aquí tenéis una de esas miles de aplicaciones:

Otra plataforma que puede desatar una ola de innovación es lo que Tim O’Reilly llama “government 2.0“: si el estado pone a disposición del público las ingentes cantidades de datos que almacena, las posibilidades de crear aplicaciones útiles basadas en esos datos pueden ser infinitas. Un ejemplo es EveryBlock, que empezó dando información acerca de la criminalidad en diferentes zonas de Chicago y hoy ofrece todo tipo de información local para cada vecindario, extraída tanto de bases de datos gubernamentales como de otras fuentes.

En España, buenas inciativas como el Desafío AbreDatos pretenden extender tambien este concepto del “estado como plataforma”.

¿Se os ocurren otras plataformas que puedan generar un efecto de innovación en cadena en los próximos años?

Posts relacionados:
¿Dónde está la innovación?
El nuevo marketing de proximidad
Video: geolocalización y marketing de proximidad

El valor menguante de los sistemas operativos

Cada día me importa menos el sistema operativo. Utilizo Windows Vista en la oficina y Mac en casa (y sí, a falta de comparar con Windows 7, Mac OS me parece más amigable y mejor diseñado). Pero lo cierto es que, un porcentaje altísimo de lo que hago con el ordenador ocurre dentro de una ventana de navegador. Como resulta que suelo utilizar el mismo navegador (Firefox) tanto en el PC como en el Mac, al final, mi experiencia de uso es casi idéntica y depende bastante poco del sistema operativo. Incluso cuando utilizo otros navegadores, la experiencia sigue siendo muy, muy parecida.

Creo que, en el fondo, lo que está ocurriendo es que el sistema operativo está volviendo a su papel original: el del software básico que permite trabajar con el hardware (teclado, pantalla, periféricos…) y ejecutar aplicaciones. En la era de Internet, ya no tiene sentido sobrecargar el sistema operativo con decenas de aplicaciones “pre-seleccionadas” por el fabricante.

Y al mismo tiempo se está cumpliendo la profecía de Sun  Microsystems, “The Network is the Computer“: cada vez más, utilizamos aplicaciones accesibles a través de internet, haciendo que las aplicaciones instaladas en el ordenador y la compra de nuevas versiones parezcan cosa del pasado.

La consecuencia es que el valor percibido del sistema operativo tiende a ser cada vez menor:  buscamos que sea rápido (como en el nuevo netbook de Acer con Android)  y que no moleste.

¿Estáis de acuerdo? A mí se me ocurren varios “sí, pero” (ya escribiré sobre ellos) :-)

Android adelanta a Windows Mobile

Hace unos días, un ex-empleado de Microsoft me decía que una de las losas para el desarrollo de nuevos productos de la compañía es el requisito de hacerlos compatibles y “alinearlos” con sus productos estrella (Windows y Office).

Un ejemplo es la integración de Sharepoint (el software para intranets de Microsoft) con Office (Word, Excel, PowerPoint, Outlook, etc.):

  • La ventaja: se crea un puente de unión entre las herramientas que utilizas a diario y la intranet. Por ejemplo: cuando envías a otros compañeros un documento adjunto por e-mail, se te ofrece la posibilidad de crear instantáneamente en la intranet un espacio en el que compartir todos los archivos relacionados con ese asunto o proyecto. En la intranet queda todo ordenadito y se evita la necesidad de andar enviando los documentos de un lado para otro una y otra vez y el clásico “vaya, perdona, te he enviado una versión antigua”.
  • El inconveniente: mientras el foco de Microsoft ha estado en aquello que Office hace bien (manejar documentos de diferentes formatos), otras empresas han trabajado en lo que debe ser la intranet del futuro (un ejemplo es Jive Software), dejando muy desfasado el concepto de colaboración de Sharepoint.

Otro ejemplo que me ponía mi interlocutor es Windows Mobile:

  • La ventaja: en un momento en que utilizar las funcionalidades avanzadas de los móviles era complejo, Microsoft se centró en adaptar al móvil la ya familiar experiencia de Windows, con la que “todo el mundo se sentía cómodo”.
  • El inconveniente: aunque llegaron más tarde, Apple primero y Google después se han planteado desde cero cómo deber ser un sistema operativo para moviles. Los resultados: de acuerdo con los datos de Admob sobre acceso a Internet desde dispositivos móviles, el iPhone tiene una cuota del 47% y Android ya ha superado a Windows Mobile:
Fuente: Admob, June 2009 Mobile Metrics Report
Fuente: Admob, June 2009 Mobile Metrics Report

Es paradójico, pero una estrategia concebida para generar una ventaja competitiva puede a la vez ser un freno para la innovación: es muy difícil innovar cuando tienes que “aprovechar” (o “someterte a”, según cómo se mire) una plataforma diseñada en el pasado para solucionar necesidades nacidas en el pasado.

Escrito por Pablo Melchor en Estrategia Digital

Compartir en: Bitacoras.com · Del.icio.us · Friendfeed · Facebook · menéame · Twitter