Archivo de la etiqueta: innovacion

Nuevo artículo: La Revancha de los Pequeños

He escrito un nuevo artículo en Yorokobu titulado “La Revancha de los Pequeños”:

Se dice que si un extraterrestre viniera a la Tierra para examinar la fauna local (incluyendo a los humanos) llegaría a la conclusión de que éste es un planeta de insectos: somos unos 6.800 millones de personas frente a unos 10 trillones de insectos. Si, en lugar de analizar la fauna, ese mismo extraterrestre decidiera estudiar nuestras empresas, su conclusión sería que vivimos en un planeta de PYMES.

Sigue leyendo en Yorokobu

La innovación en cadena

Solemos imaginar la innovación como una gran idea que parece surgir de la nada, de la mente genial de alguien que ve el mundo de forma distinta a los demás. Pero, en mayor o menor medida, la innovación se basa en utilizar de forma distinta una serie de piezas que ya estaban ahí. Con esto no pretendo quitar ningún mérito al innovador, sino todo lo contrario: es muy difícil imaginar nuevas combinaciones de piezas porque nuestros cerebros son vagos (o eficientes, según como se mire) y se acostumbran a los usos habituales de todo lo que conocemos.

Existen ejemplos de  innovación aislados que parecen no tener repercusión más allá del problema que resuelven. Sin embargo, hay innovaciones que tienen un impacto espectacular porque crean nuevas piezas sobre las que muchos otros pueden a su vez innovar: es lo que podríamos llamar “la innovación en cadena”.

En el mundo de las tecnologías de la información, la forma más frecuente de ese segundo tipo de innovación es la plataforma: un avance tecnológico que pone a disposición de los programadores nuevas piezas que les permiten hacer realidad sus ideas de forma más fácil. Las buenas plataformas bajan tremendamente las barreras de entrada para la innovación, especialmente si el coste de acceso para el desarrollador es bajo y todo lo necesario para ponerse a trabajar está disponible a través de Internet: es el caso de las aplicaciones para iPhone/iPad y Android, que se están convirtiendo en verdaderos focos de la innovación.

Como más vale un video que mil palabras, aquí tenéis una de esas miles de aplicaciones:

Otra plataforma que puede desatar una ola de innovación es lo que Tim O’Reilly llama “government 2.0“: si el estado pone a disposición del público las ingentes cantidades de datos que almacena, las posibilidades de crear aplicaciones útiles basadas en esos datos pueden ser infinitas. Un ejemplo es EveryBlock, que empezó dando información acerca de la criminalidad en diferentes zonas de Chicago y hoy ofrece todo tipo de información local para cada vecindario, extraída tanto de bases de datos gubernamentales como de otras fuentes.

En España, buenas inciativas como el Desafío AbreDatos pretenden extender tambien este concepto del “estado como plataforma”.

¿Se os ocurren otras plataformas que puedan generar un efecto de innovación en cadena en los próximos años?

Posts relacionados:
¿Dónde está la innovación?
El nuevo marketing de proximidad
Video: geolocalización y marketing de proximidad

De inmigrantes a premios Nobel

Aunque la concesión del Nobel de la Paz a Obama haya sido absurda, a Estados Unidos no le faltan motivos de orgullo: a lo largo de la historia, el 39% de todos los premios Nobel (47% si contamos sólo los de ciencias, medicina y economía) se han concedido a ciudadanos estadounidenses.

Pero no todo el mundo está de celebración: ¿y si el flujo de premios llega a su fin? Susan Hockfield, presidenta del MIT, hace un análisis interesante en un artículo en el Wall Street Journal. Algunos datos:

  • De los nueve Nobel de química, física y medicina de este año, ocho se han concedido a ciudadanos estadounidenses. Pero de esas ocho personas sólo cuatro habían nacido en EE.UU.: el resto son inmigrantes atraídos por las que son sin duda las mejores universidades del mundo
  • De los 35 jóvenes innovadores seleccionados por Technology Review este año, sólo seis cursaron la educación secundaria en EE.UU.
  • Los graduados extranjeros del MIT han fundado en EE.UU. aproximadamente 2.340 empresas que dan empleo a unas 100.000 personas. Sin embargo, si hubieran manifestado su intención de quedarse en el país tras completar sus estudios, sus solicitudes de visado habrían sido rechazadas :-):

Amazingly, if as incoming students they had told U.S. immigration authorities that they hoped to stay on as entrepreneurs after graduation, they would have been turned back at the border. Our immigration laws specifically require that students return to their home countries after earning their degrees and then apply for a visa if they want to return and work in the U.S. It would be hard to invent a policy more counterproductive to our national interest.

Aunque los resultados en cuestiones como los premios Nobel hablan por sí solos, Hockfield no se confía y hace públicas sus preocupaciones respecto a la capacidad del país para seguir atrayendo el talento. Dicen que lo difícil no es llegar a ser el número uno, sino mantenerse en la cima: parece que en Estados Unidos hay gente decidida a conseguirlo.

¿Dónde está la innovación?

Hace poco escribí acerca de una conversación sobre  Windows Mobile, el iPhone y Android. El tema de fondo era la capacidad para innovar y mi interlocutor (a quien voy a tener que pagar porque parece que cada una de sus ideas me da pie para escribir un post) hizo otro análisis interesante:

Antes la innovación tecnológica estaba en el negocio de la gran empresa. Pero ahora está en el consumo.

Hasta hace unos años, las necesidades de las grandes empresas eran el motor de la innovación: las principales empresas tecnológicas y las consultoras construían costosísimos sistemas de hardware, software, arquitecturas y procesos para manejar la información de bancos, operadoras de telecomunicaciones, etc. ( “toneladas” de datos sobre decenas de miles de empleados y millones de clientes).

Pero llegó Internet, trayendo consigo varios cambios importantes:

  • A través de la red, empresas muchísimo más pequeñas pueden tener también millones de usuarios. Los altos volúmenes de información gestionada ya no son patrimonio exclusivo de la gran empresa o la administración
  • Estas nuevas empresas no tienen redes de oficinas ni enormes call-centers. Por este motivo, para ellos la disponibilidad de sus plataformas tecnológicas es incluso más crítica que para las grandes empresas: es su único punto de contacto con el cliente
  • Y en muchos casos, esas plataformas tecnológicas ya no son un complemento del servicio: son el servicio. Por este motivo, los criterios de experiencia de usuario son vitales. Por ejemplo: la tienda online de una telco puede (aunque no debe) ser mediocre en cuanto a su usabilidad porque tiene miles de distribuidores físicos; pero el interfaz de usuario de Google no puede fallar.

Los requisitos tecnológicos son por tanto tremendamente exigentes. Sin embargo, al no tener los recursos de la gran empresa, estas nuevas empresas se ven obligadas a innovar huyendo de soluciones complejas y costosas. En otras palabras: tienen que buscar la simplicidad.

La simplicidad no beneficia a las grandes consultoras tecnológicas: un sistema complejo que requiera personal muy especializado para realizar el mantenimiento es una fantástica fuente de ingresos recurrentes. Pero cuando tienes pocos recursos y desarrollas internamente, la simplicidad pasa a ser vital. Lo paradójico es que lo que parece una restricción puede convertirse en una importante ventaja competitiva:

  • Desde un punto de vista económico, la simplicidad reduce costes
  • De cara al cliente, la simplicidad es un elemento clave de una buena experiencia de usuario
  • Y en cuanto al desarrollo de producto, la simplicidad permite realizar mejoras incrementales de manera mucho más frecuente: el “time-to-market” es muy inferior al del modelo clásico de la gran empresa. Imaginemos una Empresa A (clásica gran empresa de software) y una Empresa B (pequeña empresa especializada y obligada a perseguir la simplicidad). Mientras la Empresa A sigue pasando meses y meses preparando “nuevas versiones” que incorporan múltiples cambios, la Empresa B va publicando pequeñas actualizaciones muy frecuentemente. Para cuando una nueva versión de A está preparada, ya se ha quedado atrás: lo “nuevo” de su versión ya lo incorporó hace meses B… quien además en unos días sacará otra nueva mejora.
  • ¿Cómo impactan en el usuario los dos modelos de desarrollo de producto? Cuando la Empresa A lanza por fin la nueva versión, el usuario se encuentra con que tiene que “volver a aprender” cómo funicona la herramienta porque incorpora quinientos cambios de golpe (oportunidad, por cierto, para vender formación). Mientras tanto, el usuario de la Empresa B ha ido disfrutando periódicamente de pequeñas mejoras que ha podido empezar a utilizar muy fácilmente.

Los recursos económicos siempre ayudan. Pero creo que las empresas que están siendo más efectivas a la hora de innovar son las que combinan el talento de sus ingenieros con una cultura de simplicidad y obsesión por la experiencia del usuario.

Escrito por Pablo Melchor en Estrategia Digital

Compartir en: Bitacoras.com · Del.icio.us · Friendfeed · Facebook · menéame · Twitter

Android adelanta a Windows Mobile

Hace unos días, un ex-empleado de Microsoft me decía que una de las losas para el desarrollo de nuevos productos de la compañía es el requisito de hacerlos compatibles y “alinearlos” con sus productos estrella (Windows y Office).

Un ejemplo es la integración de Sharepoint (el software para intranets de Microsoft) con Office (Word, Excel, PowerPoint, Outlook, etc.):

  • La ventaja: se crea un puente de unión entre las herramientas que utilizas a diario y la intranet. Por ejemplo: cuando envías a otros compañeros un documento adjunto por e-mail, se te ofrece la posibilidad de crear instantáneamente en la intranet un espacio en el que compartir todos los archivos relacionados con ese asunto o proyecto. En la intranet queda todo ordenadito y se evita la necesidad de andar enviando los documentos de un lado para otro una y otra vez y el clásico “vaya, perdona, te he enviado una versión antigua”.
  • El inconveniente: mientras el foco de Microsoft ha estado en aquello que Office hace bien (manejar documentos de diferentes formatos), otras empresas han trabajado en lo que debe ser la intranet del futuro (un ejemplo es Jive Software), dejando muy desfasado el concepto de colaboración de Sharepoint.

Otro ejemplo que me ponía mi interlocutor es Windows Mobile:

  • La ventaja: en un momento en que utilizar las funcionalidades avanzadas de los móviles era complejo, Microsoft se centró en adaptar al móvil la ya familiar experiencia de Windows, con la que “todo el mundo se sentía cómodo”.
  • El inconveniente: aunque llegaron más tarde, Apple primero y Google después se han planteado desde cero cómo deber ser un sistema operativo para moviles. Los resultados: de acuerdo con los datos de Admob sobre acceso a Internet desde dispositivos móviles, el iPhone tiene una cuota del 47% y Android ya ha superado a Windows Mobile:
Fuente: Admob, June 2009 Mobile Metrics Report
Fuente: Admob, June 2009 Mobile Metrics Report

Es paradójico, pero una estrategia concebida para generar una ventaja competitiva puede a la vez ser un freno para la innovación: es muy difícil innovar cuando tienes que “aprovechar” (o “someterte a”, según cómo se mire) una plataforma diseñada en el pasado para solucionar necesidades nacidas en el pasado.

Escrito por Pablo Melchor en Estrategia Digital

Compartir en: Bitacoras.com · Del.icio.us · Friendfeed · Facebook · menéame · Twitter