Archivo de la etiqueta: twitter

Tres razones por las que prefiero Twitter a Google+

Tweet de Fernando Polo
Un tweet reciente de @abladias

Como decía Fernando Polo en su tweet, Google+ está de moda en todo el “mundillo geek“: después de varios intentos (Orkut, Buzz), parece que Google ha conseguido lanzar un producto bueno y que está conseguido suficiente “tracción” (como dicen en EE.UU.) con un fuerte crecimiento de los usuarios activos.

El interfaz de Google+ está muy cuidado y el concepto de los diferentes “círculos” de tus relaciones funciona bien. Sin embargo, hay tres razones por las que Twitter me sigue resultando más útil:

  1. El límite de 140 caracteres de Twitter me permite “escanear” la información mucho más rápido.
    Un vistazo a mi timeline de Twitter es información en estado puro. Mi Google+, por el contrario, incluye un popurrí de entradas más o menos largas, comentarios, vídeos, fotos… y el resultado final es que tengo mucha menos información por pixel. Como una imagen vale más que mil palabras, aquí tenéis un pantallazo de ejemplo: en el espacio en que en Twitter puedo ver 8 entradas diferentes en Google+ solo veo 2 (el resto son previsualizaciones y comentarios)

    Twitter vs Google+
    Twitter vs Google+ (clic para ampliar)
  2. Aplicaciones para móvil.
    Twitter ha sido una de las primeras aplicaciones que prefiero utilizar en el móvil en lugar de en el ordenador. El formato de 140 caracteres es tan compacto que se adapta a la perfección a una pantalla pequeña y el scroll táctil de los dispositivos tipo iPhone es el complemento perfecto. La versión móvil de Google+ es buena, pero no puede competir con una aplicación nativa. Supongo que esto es algo que Google resolverá dentro de poco.

    Twitter for iPhone vs Google+ móvil
    Twitter for iPhone vs Google+ móvil (clic para ampliar)
  3. Twitter se adapta mucho mejor a la “lectura en dos tiempos”.
    Desde hace ya bastante, siempre consumo el contenido online “en dos tiempos”: a lo largo del día voy seleccionando (o “pre-filtrando”) contenido que parece interesante pero que no leo en ese momento, sino que almaceno en Instapaper para poder leerlo por la tarde cuando tengo un rato tranquilo. Twitter encaja perfectamente en esta filosofía, mientras que Google+ parace diseñado para pasar mucho más tiempo directamente en el site.

En Twitter, el límite de caracteres puede parecer una gran limitación, pero está teniendo como resultado una estupenda simplicidad. En cualquier caso, Google+ tiene muy buena pinta y me alegro de que haya por fin una alternativa seria a Facebook: solo espero que no sea invadido por granjas, cervezas virtuales y marcas amistosas ;-)

Actuallización: Como bien mencionan oria y Fernando en los comentarios, sí que existe una aplicación de Google+ para Android que está recibiendo muy buenas valoraciones. Los usuarios de iPhone tendemos a pensar que no existe ningún otro dispositivo móvil en el mundo :-)

Por qué seguir a centenares de usuarios en Twitter

Robert Scoble's following countDe vez en cuando alguien me dice que no sigue a más de X personas en Twitter porque si lo hiciera no podría leer todo lo que publican. Me parece estupendo porque una de las cosas buenas de Twitter es que cada uno lo utiliza como le da la gana.

Yo, sin embargo, sigo a más de 600 usuarios. Lo hago porque no me preocupa en absoluto no leer todo lo que publican: lo que busco es encontrar contenido interesante cada vez que entro en Twitter. Continuamente añado “a prueba” usuarios que llaman mi atención y voy “haciendo limpieza” de usuarios que no están publicando acerca de los temas que me interesan. También hay que tener en cuenta que no todos twittean regularmente, con lo que seguir a tropecientos usuarios no significa que cada día haya nuevos tweets de todos ellos.

Al margen de mi caso, hay varios motivos por los que alguien puede seguir incluso a miles de usuarios:

  • Aunque una de las mejores características de Twitter es que no exige reciprocidad, hay gente que formalmente sigue a quienes le siguen por cortesía. Digo “formalmente” porque en la práctica solo leen habitualmente los tweets de un grupo mucho más reducido de usuarios: es fácil hacerlo con herramientas como las listas de Twitter.
  • Para las marcas que utilizan Twitter en sus estrategias de social media, seguir a muchos usuarios es una forma natural de darse a conocer y un gesto hacia quienes interactúan con ellas. Esto último es aplicable tanto a empresas  como a personalidades del mundillo online (por ejemplo Jeremiah Owyang).
  • Y por último están los profesionales del auto-following, que utilizan herramientas como éstas simplemente para poder decir que tienen miles de seguidores… cuyos tweets ni leen ni quieren leer.

Al margen de estos casos algo especiales, cada cual tiene su propio planteamiento sobre a cuántos usuarios seguir: ¿cuál es es el tuyo?

La estrategia de tráfico de Guy Kawasaki

Guy Kawasaki es considerado uno de los grandes gurús del mundillo de la innovación en internet y las startups.

Además, entre los fans de la web social, Guy es muy conocido por el uso que hace de Twitter para promocionar Alltop, su actual proyecto. Alltop ofrece una selección de las mejores fuentes de contenidos de Internet organizadas en función de su temática. Para promocionar el servicio en Twitter, Guy y su equipo comenzaron a compartir enlaces a contenidos muy llamativos, incluyendo además un segundo enlace a la correspondiente sección de Alltop. Un ejemplo:

Promocionando Alltop en Twitter
Promocionando Alltop en Twitter

Recientemente, Kawasaki ha dado una última vuelta de tuerca a la estrategia: muchos de los enlaces que promociona en Twitter ya no llevan directamente a ese sitio tan interesante del que hablan, sino a una página de resumen creada en Holy Kaw, el blog de AllTop. Y, por supuesto, quien explota la publicidad y suma a sus cifras de tráfico con esas páginas intermedias es el propio Kawasaki: todo queda en casa. Aquí podéis ver un ejemplo.

¿Acabará Twitter con los SMS en programas de TV?

Hay muchas circunstancias inesperadas que pueden dar al traste con tu negocio. Puede que lleves decenas de años fabricando bolsas de plástico y que un día se prohiba comercializar tu único producto. Podrías haber montado una tienda de software para encontrarte unos años después con que el software ya no se compra en una caja sino que tus ex-clientes se lo descargan desde casa.

Durante los últimos años, el de los SMS ha sido un gran negocio para las operadoras y (entre muchos otros) para los programas de TV que permiten la participación del público vía envío de mensajes cortos. Pero si iniciativas como la de Fox tienen éxito, puede que esta pata del negocio tenga los días contados:

During the episodes, viewers can follow Twitter-sent messages (online and on-air via a scroll near the bottom of the screen) providing commentary on the episodes, revealing behind-the-scenes details and answering fan questions.

El éxito de Twitter parecía favorecer a las operadoras: si entre los consumidores triunfa la idea de estar conectados en todo momento, se van a vender muchas tarifas planas para móviles. Sin embargo, puede que Twitter sea una espada de doble filo si lo que aporta por un lado (nuevo negocio) lo resta del negocio más tradicional, convirtiéndose en una nueva amenaza similar a la de Skype, que ya es el mayor proveedor de llamadas internacionales del mundo (aunque para utilizar Skype hagan falta los servicios de acceso a Internet de las operadoras).

Qué ha pasado mientras no estabas

¿Quieres saber qué ha pasado mientras estabas de vacaciones? Aquí tienes mi selección personal para que puedas ponerte al día rápidamente:

Agencias:

Buscadores:

Dispositivos y convergencia:

Movilidad:

Web social:

¿Para qué sirve Twitter?

Aprender algo nuevo puede ser frustrante, y muchas veces hay que sufrir durante varios días (o incluso semanas, meses o años, según la actividad) hasta alcanzar un nivel en el que puedes empezar a disfrutar. Puede pasarte con el coche, los idiomas, los deportes, hablar en público, etc.

Salvando las distancias, la relación con Twitter suele ser similar:

  1. ¿Pero qué chorrada es esto?
  2. Lo voy a intentar, pero no entiendo muy bien por qué hay gente enganchada
  3. Llevo aquí una semana y sigo sin verlo. Llegados a este punto, mucha gente abandona (y es normal, porque si no encuentras conversaciones que te interesen Twitter puede ser un muy frustrante)
  4. Vaya, qué bueno el enlace que recomienda no sé quién. Voy a responder.
  5. Interesante este artículo que acabo de leer: voy a compartirlo en Twitter.
  6. Pues resulta que estoy comentando el artículo con otra gente a la que también le ha gustado.
  7. Si has llegado a este punto, ya es fácil seguir.

Lo curioso de Twitter es que, ignorando la idea original de los fundadores (un lugar en el que contar al mundo “qué estás haciendo”), los usuarios lo han convertido en una plataforma en la que compartir todo tipo de información, desde lo más trivial hasta lo más trascendente. Hace unas semanas hice una encuesta entre los lectores del blog: un 37% de quienes respondieron utiliza los enlaces comparidos en Twitter como su principal herramienta para estar al día (el mismo porcentajes de quienes utilizan un lector de feeds RSS).

Si eres de los que han llegado al punto 7 de antes, en tu opinión ¿para qué sirve Twitter?

La historia del hacker de Twitter

En este blog no suelo hablar de seguridad informática (y no soy ningún experto en el tema), pero creo que la historia de cómo un hacker ha sacado todo tipo de información confidencial de los sistemas de Twitter es lectura obligada para todo usuario de Internet. Parece ser que el punto de entrada fue el típico link  de “¿Olvidaste tu contraseña?”, en este caso el de la cuenta personal de Gmail de un empleado de Twitter.

Nota (por si por algún extraño motivo estás leyendo esto y eres hacker en los ratos libres): sí, yo también soy vulnerable y seguramente un objetivo fácil, así que por favor no me utilices como ejemplo :-)

Encuesta: ¿Cómo estar al día?

En Internet se publican diariamente tantos nuevos contenidos que “estar al día” puede llevarte a caer en la sobreinformación. Cada uno utilizamos nuestra propia técnica para manejar la avalancha de artículos, noticias y conversaciones:

Twitter, Irán y la calidad de la información

En mi último post hablaba, entre otras cosas, de cómo en las redes sociales puede generarse un fuerte sentimiento de pertenencia a una comunidad. Una de las características de este tipo de comunidades es que son capaces de movilizarse de forma muy rápida en torno a determinadas causas, como ha sido el caso de las revueltas en Irán tras las últimas elecciones: por un lado, muchos usuarios iraníes han utilizado Twitter y otras redes sociales para contar al mundo su experiencia; por otro lado, muchos más usuarios de otros países han mostrado su apoyo a la causa extendiendo los mensajes (vía retweets, etc.) y adoptando el gesto simbólico de poner en verde su avatar (la pequeña foto o imagen que identifica a cada usuario).

Al margen de las noticias acerca de las revueltas, hubo un mensaje que fue compartido con gran orgullo en la comunidad: mientras en Twitter las noticias se extendían como la pólvora, CNN no reaccionó y mantuvo su programación. La conclusión rápida fue que “los medios tradicionales están acabados y Twitter es el futuro de la información”.

Sin embargo, una vez procesadas las noticias, se ha comenzado a analizar cómo de fiable fue la información que los usuarios ayudaron a difundir. Un ejemplo es este artículo de Joshuah Kucera que descubrí vía FriendFeed: parece ser que muchos de los datos que circularon por Twitter al final se desmintieron. Con esto no quiero restar ninguna importancia a las revueltas: sólo quiero decir que un “lector” que hubiera utilizado Twitter como única fuente de información podría haber tenido una visión bastante distorsionada de la realidad.

Conclusión: el “ruido entre usuarios” nos permite saber que algo está pasando, pero para saber exactamente qué está pasando puede ser buena idea esperar a que los periodistas hagan su trabajo.

Louis Gray ha hecho recientemente un experimento relacionado con este tema: hizo una encuesta preguntando a sus seguidores cómo se habían enterado del fallecimiento de Michael Jackson. Como era de esperar teniendo en cuenta “la muestra de usuarios”, muchas de las primeras respuestas fueron Twitter o FriendFeed. Pero pronto comenzaron a aparecer otras respuestas de este tipo: “vi que se estaba diciendo en Twitter, pero esperé a verlo en el medio tradicional X para dar la información por buena”.

El interés por el marketing en redes sociales se basa en parte en las estadísticas que hablan de la influencia de las recomendaciones de amigos y otros usuarios en las decisiones de compra. Sin embargo, el propio éxito de las redes sociales puede favorecer una tendencia que va en sentido contrario: el escepticismo de los usuarios respecto de la información “no validada”.

Tribus y mobs: el poder de las masas en Internet

Para los “no-tecnológicos”, siempre ha resultado sorprendente que “la informática” levante pasiones. Seth Godin ha puesto de moda la idea de las tribus con un significado algo distinto, pero tribu es la palabra que me viene a la cabeza para hablar de estos grupos:

  • Los “maqueros” contra los de PC:
  • Los “linuxeros” contra los de Windows:

    Imagen de zazzle.com
    Imagen de zazzle.com
  • Los de Firefox contra los de Internet Explorer:

    Firefox vs Explorer
    Firefox vs Explorer

Desde los preámbulos de Internet, los fans de cada tecnología han encontrado (primero en las BBS, luego en los foros, después en los blogs y hoy en las redes sociales) el entorno perfecto en el que compartir su pasión, intercambiar ideas y, no menos importante, criticar al contrario :-)

Los problemas surgen cuando se sobrepasa la línea que separa la crítica ingeniosa del ataque fuera de lugar: algunas cadenas de reacciones pueden degenerar en una veradera “turba virtual” (en inglés mob). Uno de los últimos casos es el del ataque a Michael Arrington, fundador de TechCrunch, a raíz de una discusión con Leo Laporte en el programa “Gillmor Gang“.
(NOTA: Siempre hay que leer estas historias teniendo en cuenta que para las “superestrellas” de Internet es muy importante que se hable constantemente de ellos).

¿Qué hay detrás de estos mobs? No creo que el problema esté en las herramientas porque, como siempre digo, la tecnología sólo magnifica fenómenos sociales que ya estaban ahí:

  1. La tribu:
    Los usuarios habituales de las web social tienen un fuerte sentimiento de pertenencia a su “comunidad digital”, tal vez heredero de las tribus de las que hablaba al principio de este post.
  2. El pensamiento de grupo:
    En comunidades formadas por personas que comparten intereses y pasiones, lo lógico es que la visión del mundo se vuelva bastante parcial: en la tribu, las opiniones que escuchas tienden a reforzar las tuyas y, a la inversa, tú refuerzas las opiniones del grupo.
  3. La búsqueda de reconocimiento:
    La crítica del adversario tiene tirón y algunos de los famosos “usuarios generadores de contenido” se enorgullecen de “dar caña” mientras sus seguidores alaban su ingenio.
  4. La dilución de la responsabilidad:
    Está comprobado que nos sentimos menos responsables de nuestros actos cuando actuamos como parte de un grupo.

La combinación de todo lo anterior a veces puede ser explosiva.

Dejando a un lado los mobs, hay muchos otros ejemplos del “poder de las masas” en Internet: Digg lo ha vivido y en Twitter ha sido habitual ver pequeñas “conspiraciones” de los usuarios para hacer que un determinado tema aparezca en los “trending topics” (lista de temas populares que publica Twitter). En estos casos creo que también influye una variación de la erótica del poder: es emocionante poner a prueba el poder de la tribu, comprobar como la suma de todos actuando coordinadamente puede conseguir un efecto inalcanzable para los miembros del grupo de forma individual.

¿Tiene todo esto alguna importancia desde la óptica de la estrategia digital? Creo que sí: se habla mucho de la personalización, el “marketing one-to-one”, etc. pero no hay que olvidar que el grupo puede jugar un papel tan importante como el del individuo.

¿Tenéis otros ejemplos de demostraciones del poder del grupo en Internet?