No regales tu tiempo

Hace unos días recibí una notificación por email de Facebook. Tengo todas desactivadas, pero cada cierto tiempo se inventan una nueva:

notif-fb

En ese momento pensé: “¿De verdad? ¿Queréis que deje todo y entre en Facebook porque alguien ha subido una foto?”. Después recordé dos cosas importantes:

  1. Siempre que no pagas por utilizar un producto comercial, lo que está ocurriendo es que tú eres el producto. Buscar en Google te parece “gratis” porque Google te vende a ti a todos los anunciantes que quieren mostrarte sus ofertas. Tú eres el producto:

    Cursor_and_como_perder_peso_-_Buscar_con_Google

    Igualmente, Facebook es “gratis” porque utiliza toda la información que tiene acerca de ti para venderte a los anunciantes. Los clientes de Facebook son los anunciantes y tú eres el producto.

  2. Todas las apps intentan convencerte de que sus notificaciones te aportan un valor. Sin embargo, la realidad es que la inmensa mayoría de las notificaciones no te aportan nada sino que te quitan tu recurso más valioso: tu tiempo. Por lo general, cuanto más tiempo le regalas a una app más enriqueces a la empresa que está detrás… y más te empobreces tú.

¿Por qué Facebook te envía continuamente notificaciones? No es por ti. No es importante que te enteres en el mismo instante en que cada uno de tus contactos suba una foto. Lo que Facebook quiere es tu tiempo porque es lo que vende a sus anunciantes. Cuanto más tiempo pases en Facebook, más anuncios puedes ver: te conviertes en un producto fantástico que vender a todas las marcas que quieren tener un hueco en tu mente.

Incluso si piensas “buah, yo paso de los anuncios”, la pregunta realmente importante es si dejándote llevar por todas las apps que reclaman tu tiempo te estás haciendo un favor o no. La respuesta es un claro NO. Cada vez que haces clic en una notificación “para ver qué es”, has dejado que sea otro quien decide qué haces con tu tiempo.

¿Alguna vez te preguntas cómo lo consigue esa gente que parece que no para de hacer cosas? Si te preocupa tu productividad, lo más probable es que la solución no sea otra app más, sino menos apps:

  • No mires “a ver qué hay nuevo” cada 5 minutos. ¿De verdad pasa algo si no te enteras de todo lo que está diciendo todo el mundo continuamente?
  • Desactiva todas las notificaciones. Una app solo debería poder interrumpirte si es imprescindible que sepas algo inmediatamente. ¿Necesitas saber ahora mismo que a alguien le ha gustado una foto o que se acerca el fin de semana y puedes hacer una reserva en algún restaurante?
  • ¿Tienes un rato libre? Dedícalo a pensar (sí, no pasa nada por no estar viendo algo en el móvil durante 5 minutos) o lee algo largo: un artículo, un libro… Pasar de una foto de bebé a un video gracioso a una animación de un gato a una frase medio profunda entretiene mucho pero no te aporta nada. Esa forma de “consumir contenidos” evita que tengas un solo segundo de aburrimiento y por tanto evita que dediques un solo segundo a pensar, a organizarte, a hacer planes o a decidir mejorar algo.

La próxima vez que te descubras a punto de hacer clic para ver qué hay nuevo en Facebook, Twitter, Instagram o la aplicación X que te tiene enganchado, para un momento y piensa: ¿de verdad quiero regalarles mi tiempo? ¿Es esto lo que quiero hacer con mi recurso más valioso? ¿Voy a ser yo quien decida qué ver o leer o voy a dejar que una empresa lo decida por mí? ¿Voy a utilizar un producto o voy a convertirme en el producto que otros venden?